Mi Matamoros querido: la heroica ciudad fronteriza en Tamaulipas

Mi Matamoros querido: la heroica ciudad fronteriza en Tamaulipas

¡Te contamos los mejores lugares para recorrer Matamoros!
La ciudad de Heroica Matamoros, o simplemente conocida como Matamoros, es una entidad de Tamaulipas que colinda con el estado de Texas en Estados Unidos. Su historia se remonta a cientos de años atrás cuando siete familias nahuas, guiadas por el sacerdote Hueman, llegaron a la zona y la empezaron a poblar.

Durante la época de la Colonia, al mismo tiempo que Hernán Cortés hacía exploraciones en la zona céntrica del país, el explorador español Alonso Álvarez de Pineda hizo una expedición en el norte de Tamaulipas donde se nombró al Río de las Palmas, que hoy en día conocemos como el Río Bravo. La ciudad fue fundada hasta 1774, cuando se empezaron a construir edificios como el Palacio de la Presidencia Municipal, la Plaza Hidalgo y la Congregación Nuestra Señora del Refugio de los Esteros, solo por mencionar algunos. El nombre, que previamente era llamado Villa de Refugio, fue cambiado a Villa de Matamoros en honor al héroe de la Guerra de Independencia, Mariano Matamoros.

Después de que fuera firmado el Tratado de Libre Comercio, se aprovechó la cercanía con Estados Unidos para explotar actividades comerciales como fábricas de maquila de distintas industrias y su economía fue a la alza. Si te decides a visitar una de las ciudades fronterizas más lindas de todo el país, aquí te decimos qué no puedes perderte. ¡Hay para todos los gustos, desde recorridos culturales hasta grandes playas para nadar!

A una media hora de la ciudad se encuentra la muy famosa Playa Bagdad, conocida así por el puerto que antes estaba aquí y que se convirtió en un punto recurrido para descansar y nadar. Su oleaje suele ser muy tranquilo y hay mucha oferta de mariscos para gozar de la buena vida. Si vas en Semana Santa seguro serás partícipe del Festival del Mar, evento con actividades deportivas y musicales que culmina cuando se corona una reina: en ediciones pasadas han sido Ninel Conde, Irina Baeva, Alicia Machado y muchas otras celebridades. Si lo tuyo no es la playa pero sí los deportes de aventura, aprovecha las dunas de arena cercanas donde existen tours para recorrerlas en vehículos todoterreno. ¡Pura adrenalina!

Regresando a Matamoros, en la zona céntrica, se encuentra la Plaza Principal Miguel Hidalgo, espacio de relajación para caminar y tomarse una bebida fría. Caminando por las calles de la ciudad tamaulipeca te encontrarás con el edificio neoclásico la Catedral de Nuestra Señora del Refugio, obra del siglo XIX donde sobresale la réplica de la Virgen de la Piedad, pieza esculpida por el artista Miguel Ángel. Como un dato curioso, para recrearla se utilizó el mismo tipo de mármol.

Al preguntarle a cualquier habitante de Matamoros qué más se puede conocer, seguro te dará el tip de visitar la Casa Cross, construcción que data de 1885 y que fue realizada por Melitón H. Cross y cuya arquitectura resalta por su estilo colonial francés. Se ha restaurado en al menos un par de ocasiones y para que tuviera dicha influencia se trajeron materiales desde Nueva Orleans para lograrlo. Otro muy bonito edificio es el Teatro de la Reforma, inaugurado en 1865 donde convergen eventos que van desde la danza, el teatro, cine, conferencias, espectáculos infantiles y más. La Calle Real o Calle Sexta, que aloja el teatro, fue una zona comercial muy importante donde también está la Casa Yturria, que se suma a los complejos importantes del siglo XIX.

El recorrido museográfico empieza con el Museo de Arte Contemporáneo de Tamaulipas, recinto que tiene exposiciones temporales con lo mejor del arte actual. Para comprender las raíces económicas de Matamoros deberás ir al Museo del Ferrocarril, lugar donde se ahonda en la evolución del transporte y lo necesario que era para su economía. Un guiño al pasado es el Museo del Agrarismo Mexicano, donde encontrarás billetes y monedas antiguas, utensilios de principios del siglo XX, y sobre todo, información sobre el movimiento agrarista en México. Y por último pero no por eso menos importante, ¡aquí hay un Museo de Rigo Tovar! Sí, el intérprete de ‘Mi Matamoros Querido’ cuenta con un sitio donde se habla de su vida y obra, además de la música popular famosa en Tamaulipas.

Ya que nadamos, anduvimos en dunas de arena, nos enamoramos de los edificios coloniales y vimos muchos museos, ¡es momento de saciar el apetito y de compar un souvenir! En el Mercado Juárez puedes encontrar diversos productos artesanales y de joyería para el hogar. Para comer están las clásicas tortas de barda (preparadas con frijol y sardinas, pero que su receta ha ido variando hasta tener muchas alternativas), el asado de boda (con base de puerco y chile guajillo), la sopa de mariscos y la carne tampiqueña. Recuerda que al ser una ciudad que está muy cercana a la costa, los productos de mar suelen estar muy frescos y vas a encontrar más de un restaurante especializado en prepararlos.

¿Quién dijo que en Matamoros no hay mucho por ver? ¡Vas a quedar encantado!

Turismo