Mantén sano el corazón de tu perro

Mantén sano el corazón de tu perro

Hay muchas investigaciones que demuestran que tener un perro beneficia la salud del corazón al reducir el aislamiento social, ayudar a las personas a mantenerse físicamente activas y reducir la presión arterial, los principales factores de riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
Pero el corazón de un perro también necesita atención y hay ciertos pasos que los dueños de las mascotas deben seguir y no son los mismos pasos que las personas toman para proteger su propia salud cardíaca.
«La dieta y el ejercicio no son tan importantes para la salud del corazón de un perro como para las personas», dijo Amanda Coleman, profesora asociada del Departamento de Medicina y Cirugía de animales pequeños de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Georgia en Atenas.

Pero eso no significa que esté bien que los perros tengan sobrepeso o estén inactivos, dijo Coleman, simplemente, esos factores de estilo de vida no afectan el riesgo de enfermedad cardíaca de un perro de la misma manera que lo hacen para los humanos.
«Los perros rara vez desarrollan aterosclerosis», una acumulación de placa en las arterias, debido a la mala alimentación y la falta de ejercicio, dijo Coleman. Estos y otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como fumar y el consumo excesivo de alcohol, pueden provocar un ataque cardíaco o un derrame cerebral en humanos, pero no son un factor en los tipos de enfermedades cardíacas que afectan a los perros, obviamente.
Problemas cardíacos, anomalías congénitas o enfermedades cardíacas degenerativas relacionadas con la edad son más comunes en algunas razas que en otras, pero pueden ocurrir en cualquier perro, dijo Coleman.
El problema cardíaco más común en los perros es la enfermedad de la válvula mitral, una afección degenerativa que afecta la puerta entre las dos cavidades cardíacas izquierdas y que puede provocar insuficiencia cardíaca. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, respiración rápida, tos y, en ocasiones, desmayos, a veces provocados por la excitación o el esfuerzo, dijo Jonathan Abbott, profesor asociado de Cardiología Veterinaria en el Departamento de Ciencias Clínicas de Animales Pequeños de la Universidad de Tennessee en Knoxville.
Un veterinario debe examinar a su perro por razones generales de salud al menos una vez al año durante sus primeros años y tal vez dos veces al año a medida que envejece, dijo Emily Karlin, profesora asistente en la Escuela de Medicina Veterinaria Cummings de la Universidad de Tufts en Grafton, Massachusetts.
Los exámenes anuales también brindan a los veterinarios la oportunidad de detectar síntomas de enfermedades cardíacas, como un soplo cardíaco o latidos cardíacos irregulares, dijo Karlin. «Asegúrese de escuchar el corazón todos los años, de modo que si se desarrolla un soplo o una arritmia, lo detecte temprano».
El gusano del corazón, una enfermedad parasitaria que proviene de las picaduras de mosquitos, también puede provocar insuficiencia cardíaca en los perros, dijo Abbott. Pero esto se puede prevenir con tratamientos masticables, tópicos o inyectados.
Independientemente de la causa, la enfermedad cardíaca de todo tipo puede desarrollarse sin previo aviso, dijo Coleman.

Estilo