Lavrov: la operación especial de Rusia está destinada a poner fin a la dominación de EEUU

Lavrov: la operación especial de Rusia está destinada a poner fin a la dominación de EEUU

La operación especial de Rusia en Ucrania está destinada a poner fin a la trayectoria sin escrúpulos del dominio total de Estados Unidos en el mundo, ha declarado el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

«Nuestra operación militar especial está destinada a poner fin a la expansión temeraria y al curso imprudente de la dominación total de EEUU y, bajo ella, del resto de los países occidentales en el ámbito internacional. Una dominación que se construye en flagrante violación del derecho internacional, según unas reglas que solo ahora repiten y que desarrollan de forma puntual», dijo Lavrov en una entrevista con Russia 24.

El canciller ruso, además, condenó las declaraciones del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, de que no existe alternativa a una solución militar del conflicto en Ucrania.

«Cuando el jefe de la diplomacia de un país, o de una organización, como Josep Borrell en este caso, quien representa la diplomacia de la UE, dice que un conflicto en concreto puede resolverse solo por medios militares, significa que se trata de una reacción personal acumulada, o bien de un lapsus o bien que hizo pública una cosa que nadie le encomendó divulgar. Pero se trata de una declaración inaudita, por supuesto», añadió el canciller de Rusia.

Para Lavrov, lo dicho por Borrell «en este contexto agresivo y sin precedentes», de hecho, «cambia sustancialmente las reglas del juego», ya que hasta el momento actual la Unión Europea nunca «actuó como una organización militar».

El 9 de abril el jefe de la diplomacia europea, al comentar su reciente visita a Kiev, tuiteó que «esta guerra será ganada en el campo de batalla» y prometió nuevos envíos de armamento a Ucrania.

«Se trata de un giro muy serio incluso dentro de la política que la Unión Europea y Occidente en general, encabezado por EEUU (…), comenzó a realizar después del inicio de nuestra operación militar especial, una política que refleja su cólera e incluso su enfurecimiento», recalcó el jefe de la diplomacia rusa.

Negociaciones con Ucrania
Moscú no ve ningún motivo por el que Rusia no pueda continuar las negociaciones con Ucrania, agregó Lavrov.

«No veo ninguna razón por la que no podamos continuarlas, aunque la parte ucraniana cambia cada vez su opinión en sentido contrario, rechazando lo que ella misma acaba de proponer. Pero somos pacientes y persistentes», apuntó.

El canciller ruso precisó que Moscú no planea suspender las hostilidades en Ucrania durante las negociaciones.

«Si durante la primera ronda (…) cuando la parte ucraniana propuso y acordamos mantener un contacto de las delegaciones, y si entonces el presidente [Vladímir Putin] dio la orden de hacer una pausa en las hostilidades y en la operación militar especial, entonces cuando estábamos convencidos de que los ucranianos no iban a reciprocar, se decidió que para las siguientes rondas de negociaciones no habría ninguna pausa hasta que se alcance un acuerdo final», destacó Lavrov.

Lavrov destacó que esa política está determinada no solo por lo que ocurre en Ucrania, sino por el hecho de que de ese país «comenzaron a hacer una base para aplastar finalmente a Rusia» y subordinarla al sistema global que está construyendo Occidente.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció en la madrugada del 24 de febrero el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como Estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.

Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania.

Según el ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Ucrania rompió las relaciones diplomáticas con Rusia, impuso la ley marcial en todo el territorio nacional, además del toque de queda en Kiev y otras ciudades, decretó la movilización general e instó a la comunidad internacional a activar «todas las sanciones posibles» contra el líder ruso.

Numerosos países, con excepciones como China, condenaron en términos enérgicos la operación militar de Rusia en Ucrania y activaron varias baterías de sanciones individuales y sectoriales.

Internacionales