La música del Zócalo a la Alameda

La música del Zócalo a la Alameda

Bruno Cortés / Maya Comunicación

El espectáculo callejero se practica en todo el mundo y se remonta a la antigüedad. Las personas que participan en esta práctica se llaman artistas callejeros o músicos callejeros. Las actuaciones son cualquier cosa que la gente encuentre entretenida y a donde los espectadores ayudan con una cooperación a los artistas.

En la Ciudad de México, según cifras del Museo de Arte Popular (MAP), concurren unos 8 mil músicos callejeros, sin contar los cientos de instrumentistas indígenas no registrados; algunos preservan la tradición y para otros es su opción ante el desempleo

Cuando hablamos de arte callejero, arte urbano o street art, nos referimos a las técnicas informales de expresión artística que se dan en la calle de manera libre, a veces incluso ilegal, usualmente en las grandes ciudades. Se trata de un tipo de intervención artística, de vida corta y que no aparece en los museos.

¿Que nos aportan los artistas de la calle?

Es un catalizador de la expresión artística. Este tipo de arte ayuda a descubrir talentos locales que traen consigo una nueva visión, pero sobre todo, creatividad pura que se representa por medio de sus trazos, colores y dibujos. Al plasmar esta visión en un espacio público, se logra enviar un mensaje a la sociedad.

Busk es una aplicación que busca acercar a los artistas callejeros con las personas que disfrutan o apoyan este arte alrededor del mundo. El proyecto cuenta con una página web y una aplicación móvil que permite encontrar y dar propina a artistas de todo el mundo que se ganan la vida en las calles

CDMX Fotoperiodismo