Los equipos de China y Estados Unidos concluyeron hoy aquí otra ronda de diálogos, calificados por la parte visitante de constructivos, pero aún sin conllevar al necesario acuerdo que permita sepultar su guerra comercial.

 

El encuentro de dos días nuevamente sentó a la mesa de negociaciones a las delegaciones lideradas por el viceprimer ministro Liu He en la parte anfitriona, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante adjunto de Comercio Jeffrey Gerrish, en la norteamericana.

Al término de la reunión, Mnuchin tuiteó que las pláticas fueron ‘constructivas’ y espera a Liu la semana próxima en Washington para continuarlas.

Los negociadores tuvieron anoche un primer contacto durante una cena de trabajo.

Este 2019 abrió para ellos con consultas telefónicas y en persona cada mes. En el último cara a cara lograron evadir el temido límite de la tregua trimestral a la disputa que hundió a ambas potencias en un cruce de incrementos tarifarios y restricciones a los negocios.

La pausa debía acabar el 1 de marzo, pero el presidente estadounidense, Donald Trump, la aplazó alentado por los avances de los equipos mientras intentan coordinar posturas sobre temas conflictivos en las relaciones económicas y comerciales.

El agrio conflicto cumplió en este marzo un año y lo desató investigaciones de la Casa Blanca sobre los supuestos esfuerzos chinos que distorsionan el mercado nacional para forzar, presionar y robar tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

Después de vivir momentos de peligrosa tensión, las aguas se apaciguaron un poco entre Beijing y Washington, y alcanzaron entendimiento en cuestiones importantes como la protección de los derechos de propiedad intelectual, la transferencia tecnológica, agricultura, servicios y tasas de cambios, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *