Exigen familiares de migrantes asesinados aplicar justicia

CDMX a 23 de Agosto de 2017 (Tomado de PRENSA LATINA).-Familiares de 72 emigrantes asesinados hace siete años por negarse a participar en el tráfico de drogas en San Fernando, estado mexicano de Tamaulipas, reclaman hoy ante instancias del gobierno concluir las investigaciones y aplicar la ley a los actores.

Una comitiva de padres y parientes exige ante la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, conocer de los avances de las indagatorias.

Se conoció que el caso sigue abierto en dos instancias judiciales. Hay ocho detenidos ligados a esos acontecimientos, pero ninguno sentenciado, ni tampoco se ha indemnizado a los familiares de las víctimas.

La primera indagaciones se inició el 23 de agosto de 2010, cuando el ecuatoriano Luis Fredy Lala, quien escapó de la masacre cometida por integrantes del cártel de Los Zetas, se lo dijo marinos que vigilaban en una carretera de San Fernando.

Fueron capturados por los capos 77 emigrantes originarios de Honduras, Guatemala, El Salvador, Brasil y Ecuador. A la fecha, se estima que dos sobrevivieron y tres se encuentran desaparecidos

Un mes después del asesinato múltiple la Procuraduría General de la República informó que 50 de las víctimas habían sido identificadas con base a exámenes de ADN, resultado que muchos familiares refutaron por inexactitudes y falta de legalidad.

Para los especialistas este es otro de los casos que con el decursar de los años sigue sin conclusiones, como el de los 43 normalistas desaparecidos de Ayoztinapa, estado Guerrero, el 26 de septiembre de 2014.