Disfunción eréctil: el problema menos hablado de la diabetes

Disfunción eréctil: el problema menos hablado de la diabetes

Padecer diabetes conlleva consecuencias negativas para la salud en diferentes ámbitos. Uno de ellos es el desempeño sexual.

La hiperglucemia crónica de la diabetes —es decir, los altos niveles de azúcar en la sangre— se asocia frecuentemente con complicaciones macrovasculares como la enfermedad de las arterias coronarias y problemas microvasculares que contribuyen a la aparición de la disfunción eréctil.

Así lo asegura la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), basada en estudios de la National Health Service (NHS) Foundation Trust de Inglaterra, la Asociación Española de Urología y los Institutos Nacionales de Salud de México.

Y es que una buena parte de los problemas sexuales como la disfunción eréctil provienen de enfermedades como la hipertensión y la diabetes, señala Juan Ignacio Martínez Salamanca, coordinador del Grupo Uro-Andrológico de la Asociación Española de Urología.

«Esto es importante no sólo por el fallo eréctil y su tratamiento, sino porque la atención a la disfunción eréctil permitirá controlar factores de riesgo que, de no ser atendidos, pueden provocar en el paciente un problema cardiaco», advierte Luis García Reboll, urólogo del Hospital Vithas 9 de Octubre de Quito.

«La disfunción eréctil, definida como la incapacidad para lograr o mantener una erección suficiente para el rendimiento sexual, representa un problema de salud en aumento que impacta significativamente en la calidad de vida de los hombres en todo el mundo», alerta la UNAM.

Según estadísticas del Gobierno de México, la disfunción eréctil afecta a aproximadamente un 55% de los hombres entre 40 y 70 años que padecen diabetes.

«Los pacientes diabéticos pueden perder la capacidad de generar erecciones si no se tratan adecuadamente, debido a los daños vasculares y neurológicos que produce la enfermedad», afirma urólogo Francisco Patrón Escalante, del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) de México.

Estilo