Disciplinados los priistas en torno a Antonio Meade

Diario Sin Secretos

Angélica García Muñoz

CDMX a 30 de Noviembre de 2017.- Ninguno de los políticos del PRI ha cuestionado que José Antonio Meade Kuribeña, se convierta en su candidato a la Presidencia de la República, por el contrario le han ido dando su respaldo.

Eso no significa que todos estén conformes o contentos por la decisión del Presidente Enrique Peña Nieto, en favor de José Antonio Meade, que no es priista, y que coincidió en otros tiempos con los intereses de un gobierno emanado del PAN que encabezó Felipe Calderón Hinojosa.

Mucho le costó al PRI recuperar la presidencia de la república como para perderla en tan solo 6 años, máxime que el gobierno de Enrique Peña Nieto, es hoy cuestionado por gran parte de la sociedad de este país. Sus constantes escándalos por supuesta corrupción de su esposa Angélica Rivera “La Paloma”, y de funcionarios, así como las malas decisiones en su gobierno, que han derivado en el deterioro en la calidad de vida de los mexicanos.

Independientemente de que José Antonio Meade, llegue a ser un buen candidato o no, o de ganar las elecciones, y ser un buen presidente o no, lo que les interesa a los políticos del PRI es asegurar el poder político de este país.

De manera disciplinada Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño, José Narro Robles, o bien Manlio Favio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón, así como los líderes que representan a los sectores del PRI, reciben de manera cordial a José Antonio Meade, lo que asegura la unidad partidista en torno a Meade.

Hace 12 años, cuando el PRI perdió las elecciones, su clase política se enfrasco en divisiones internas, que derivó en traiciones al grado que Ernesto Zedillo, entonces Presidente de México, llegó a ser señalado que entregó el poder presidencial al PAN.

Dimes y diretes públicos entre priistas. Roberto Madrazo y Manuel Bartlett Díaz, encendieron al partido con guerra sucia contra el candidato presidencial  Francisco Labastida Ochoa. Y en esa pugna entre priistas fue que Vicente Fox Quezada, llega al poder presidencial.

Tuvieron que pasar dos períodos de gobierno, para que el PRI con Enrique Peña Nieto, recuperara la Presidencia, y hoy la clase política del tricolor parece haber aprendido la lección, ya no quiere pasar el trago amargo de dar el poder a un político ajeno a ellos, sea del PAN, o de MORENA o independiente.

Las clases políticas del PAN y MORENA, afloran públicamente sus diferencias, se acusan mutuamente, se desprestigian, se acusan de prácticas antidemocráticas, recurren al chantaje, y finalmente se han dividido, sus militancias se siente traicionadas y utilizadas. Las imposiciones de candidatos los dividen antes de comenzar las campañas constitucionales.

En el PAN, las diferencias entre Ricardo Anaya, Rafael Moreno Valle y Margarita Zavala, ahondaron sus diferencias, y  se acusan públicamente, ocasionando que hoy el PAN esté desdibujado y débil para enfrentar el proceso electoral, y recurre a una inútil alianza.

En MORENA, las imposiciones de candidatos generan molestia a la militancia, que trabajó y hoy solo ve que los ganones son expriistas.

Y por supuesto que la inconformidad de la militancia ha trascendido a los medios de comunicación.

No así el PRI, aunque haya existido imposición a la militancia con José Anonio Meade, sus políticos, han preferido lavar la ropa sucia en casa, y hacia la opinión  mantienen una actitud de aceptación y unidad, signo de madurez política que sólo después de la derrota y haber probado sus sinsabores se alcanza.

diariosinsecretos@yahoo.com

WEB: www.diariosinsecretos.com
YOUTUBE CANAL: Sinsecretostv
REDES SOCIALES: Facebook  /   Twitter
La información es PODER

Deja un comentario