Diego Luna siempre piensa en México, aunque trabaje en otros países

CDMX a 2 de Septiembre de 2017.- El actor y director Diego Luna, uno de los mexicanos más reconocidos a nivel mundial, resaltó que aunque su profesión lo lleve a trabajar por largas temporadas en otros países, siempre piensa en México.

Incluso, el estelar de filmes como “Rogue One: Una historia de Star Wars”, “Elysium” e “Y tu mamá también”, se declaró abierto para hacer teatro en el momento que se le convoque, pues es el arte en el que más disfruta desarrollarse.

“Aunque me vaya a trabajar fuera, estoy pensando en México. Las fronteras no nos definen, uno se lleva a quien es a donde va y mi trabajo es de colaboración. Me da ese chance de moverme y trabajar con gente que vive un contexto muy distinto al mío, de enriquecerme, pero siempre con la idea de volver, porque el teatro me gusta más que nada”, explicó Luna.

Cuando era niño recordó que a diario pasaba por el Teatro de los Insurgentes, porque era el camino que su padre, el escenógrafo Alejando Luna, tomaba para ir a trabajar al INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes).

Es ahí donde, en ocasiones, lo veía desarrollarse mientras él imaginaba que en un futuro también podría subirse al escenario, pero no para crear un ambiente escenográfico, sino para actuar.

Precisamente es en el Teatro de los Insurgentes donde volverá a partir del 26 de octubre cuando protagonice la obra “Privacidad”, alternando su personaje con Luis Gerardo Méndez.

Fue aquí donde “gané tres clavos en el brazo”, pues cabe recordar que en 2011, durante una de las funciones de la obra “Cock”, tropezó y cayó al escenario, por lo que debió someterse a una cirugía.

“También le di unos besos a José María Yazpik. Sin embargo, sí me han pasado cosas buenas como cuando trabajamos con John Malkovich (El buen canario) y para ensayar lo hacíamos llegar en Metrobús todos los días. Es un teatro que además tiene mucha historia. Basta recorrer el lobby para darse cuenta que por aquí han pasado todos y sigue más vivo que nunca”.

Para Diego Luna, de 39 años, las tablas son una necesidad. “Cada tanto me da el Síndrome del Jamaicón y empiezo a pensar qué hago tan lejos de mi casa, tan lejos de la gente que quiero, del lugar donde decidí ser actor y el teatro concibe eso, te da un centro, te da una rutina”.

Además, dijo, “en México están mis hijos (Jerónimo y Fiona), aquí van a la escuela y ese arte también me acerca a ellos, a mi padre”.

Si bien su currículum suma más títulos en cine que en los escenarios teatrales, Diego Luna consideró que éstos le brindan una experiencia aleccionadora que no logra a profundidad con el Séptimo Arte.

“Lo hago cada dos o tres años y me gusta porque me acerca con el público. Eso no sucede con el cine, porque cuando la gente recibe la película, tú ya estás en otra y no vives esa reacción, no te retroalimentas, mientras que el teatro acompaña al espectador en el coche, en su casa, en la conversación del día siguiente o en la forma en que se relaciona con todo”.

El protagonista de obras como “Cada vez nos despedimos mejor” y “Festen, la celebración”, entre otras, consideró absurdo que se crea que no radica en México, pues aseguró que aquí vive y no planea marcharse.

Incluso, negó que mediante audiciones busque oportunidades de empleo en Estados Unidos, pues éstas llegan solas y él sólo las aprovecha.

“Es una historia romántica decir que me fui y que estuve tocando puertas. Que le boleé los zapatos a Steven Spielberg, pero la verdad es que no. Hice la película ‘Y tú mamá también’ y nos hizo viajar, nos llevó por todos lados y nos invitó a ser parte de un mundo en el que no me sabía invitado.

“Me di cuenta que los límites que me había impuesto eran una tontería, que mi trabajo me debería llevar lo más lejos posible de mi contexto, porque eso me iba a hacer crecer mucho. Entonces, lo empecé a hacer, pero siempre volviendo aquí, porque en México es donde siento que soy, donde tengo más chances de conectar con el público, de conectar con historias que me llegan, que me tocan, que me importan”.

Diego Luna aseguró que tocar puertas para hacer “casting” en Estados Unidos sería un padecimiento. “Y la verdad es que agarré un agente en esa época (Y tú mamá también) y cada que me han necesitado me llaman y si no lo hacen, por suerte he tenido chance de desarrollarme en México”.

El actor protagonizará la obra “Privacidad” en funciones alternas con Luis Gerardo Méndez. Bajo la dirección de Francisco Franco, también actuarán Alejandro Calva, Ana Karina Guevara, Luis Miguel Lombana, Amanda Farah, Antón Araiza, María Penella, Antonio Vega y Bernardo Benítez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *