Desmantela Trump legado ecológico de Obama

Washington a 28 de Marzo de 2017.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó hoy una orden ejecutiva para reducir las regulaciones emitidas por Barack Obama para reducir las emisiones de carbono y para prohibir los permisos del gobierno federal para nuevas minas de carbón.

“Vamos a iniciar una revolución energética que elevará la producción de Estados Unidos en suelo de Estados Unidos”, proclamó Trump durante la ceremonia de firma celebrada en la Casa Blanca, luego de la derrota la semana pasada de la iniciativa republicana de reforma de salud.

La orden ejecutiva representa una revisión del Plan de Poder Limpio del presidente Obama, y pone en acción a las agencias federales para identificar las trabas a la independencia energética de Estados Unidos. Entre las regulaciones federales que serán eliminadas por la nueva orden destacan las directrices del pasado gobierno para clasificar al cambio climático como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos y para evaluar el impacto del problema.

“La decisión que estoy tomando hoy eliminará el alcance federal, restablecerá la libertad económica y permitirá a nuestras empresas y a nuestros trabajadores prosperar, competir y tener éxito por primera vez en mucho tiempo”, sostuvo Trump. La Casa Blanca señaló que la meta de la orden ejecutiva es crear más empleos en infraestructura, transporte y manufacturas.

“Eso permitirá a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) enfocarse en su misión central de proteger nuestro aire y agua”, señaló el presidente. Carter Roberts, presidente y CEO de World Wildlife Fund, fustigó la orden ejecutiva. Señaló que “retroceder en los compromisos de Estados Unidos para reducir la contaminación por carbono no sólo perjudica el futuro de nuestros hijos y nietos, sino también socava nuestra capacidad para competir en la creciente demanda de energía renovable en todo el mundo’, señaló.

“Alentamos al presidente Trump y a su administración a desarrollar un plan claro y efectivo para cumplir con nuestros compromisos internacionales y para salvaguardar nuestra economía”, señaló Roberts.

Desde su campaña presidencial, Trump prometió restablecer la industria de minas de carbón de Estados Unidos y tomar acciones para impedir que las regulaciones federales de medio ambiente afecten la producción y creación de empleos en el país.