Desarrollo y temas clave de la Cumbre

Desarrollo y temas clave de la Cumbre

El primer día de Biden en California tenía la intención de resaltar los compromisos económicos estadounidenses con una región que ha buscado cada vez más inversiones en infraestructura en China. Durante la cumbre, se espera que Biden anuncie más de US$ 300 millones en asistencia para la seguridad alimentaria, además de otros compromisos del sector privado, así como iniciativas de salud y una asociación sobre resiliencia climática.

El presidente planeaba presentar una nueva asociación económica con las naciones latinoamericanas, aunque no llega a un acuerdo comercial completo que ampliaría el acceso al mercado de la manera que muchos países buscan.

La «Asociación de las Américas para la Prosperidad Económica» es, en cambio, un marco destinado a revitalizar las instituciones económicas regionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, hacer que las cadenas de suministro sean más resistentes, crear más empleos de energía limpia y garantizar un comercio sostenible.

«El mejor antídoto para los avances de China en la región es asegurarnos de que estamos forjando nuestra propia visión afirmativa de la región económicamente», dijo a los periodistas un alto funcionario de la administración. «Creemos que es por eso que es tan importante que establezcamos una visión realmente ambiciosa y actualizada regionalmente».

Al mismo tiempo, los funcionarios reconocieron que la asociación no equivale a un acuerdo comercial que requiera la aprobación del Congreso, donde los sentimientos proteccionistas han impedido en gran medida cualquier nuevo acuerdo de libre comercio.

«No estamos negociando un acuerdo comercial que iría al Congreso, sino que nos basamos en los acuerdos existentes para promover una carrera hacia la cima», dijo otro funcionario de la administración Biden.

En Los Ángeles, se esperaba que Biden se reuniera por primera vez con el presidente de Brasil Jair Bolsonaro, quien estaba contemplando un boicot propio antes de que le prometieran un encuentro cara a cara con el líder estadounidense.

El líder populista de extrema derecha, que fue un aliado cercano del presidente Donald Trump, ha sido mayormente ignorado por la Casa Blanca hasta este momento. A principios de esta semana, incluso se hizo eco de Trump al poner en duda la victoria electoral de Biden en 2020 en comentarios desde Sao Paulo. También ha cuestionado la confiabilidad de los sistemas electorales de Brasil.

Sullivan dijo que esperaba que los dos presidentes discutieran «elecciones democráticas libres, justas y transparentes» en sus conversaciones.

«No hay temas fuera de los límites en ningún acto bilateral que haga el presidente, incluso con el presidente Bolsonaro», dijo Sullivan.

Internacionales