Nadal, dueño de París

Rafael Nadal se recuperó ayer en lo que se había convertido en una final apretada para superar a Dominic Thiem por parciales de 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1, y aumentar a 12 su récord de campeonatos del Abierto de Francia.

Con la victoria, el español suma 18 trofeos de Grand Slam, dos menos que el suizo Roger Federer (20).

“Claro que me motiva, pero no me obsesiona alcanzar a Roger. No lo tomo como una referencia clara en mi carrera, no me levanto cada mañana con eso. No es mi forma de encarar el deporte”, agregó Rafa.

Nadal, de 33 años, mejoró su récord de 93-2 en la arcilla de Roland Garros, incluido un combinado de 24-0 en semifinales y finales. El partido fue una reedición de la final del año pasado, que Nadal ganó en sets seguidos contra Thiem, el austriaco de 25 años, que venció al número uno mundial, el suizo Novak Djokovic en las semifinales, y buscaba su primer título de Grand Slam.

“Lo primero que quiero decir es felicidades a Dominic. Me siento mal por él porque también se lo merece”, dijo Nadal.

Thiem hizo parecer que este podría ser un partido mucho más difícil para Nadal, llevándose el segundo set para equilibrar la balanza.

Pero Nadal, segundo mejor tenista del mundo, se recuperó para tomar el control. Ganó 16 de los primeros 17 puntos en el tercer set en camino para recolectar 12 de los últimos 14 juegos.

Ningún otro hombre o mujer ha ganado 12 títulos de ninguno de los cuatro torneos pertenecientes al Grand Slam.

Cuando terminó el partido, Nadal se dejó caer de espaldas sobre la arcilla que tanto ama, y luego se cubrió el rostro con ambas manos.

“Rafa hizo un partido espectacular, porque yo en los dos primeros sets tuve un nivel de tenis muy alto. Su actuación en la pista es increíble. Tiene sólo dos torneos del Grand Slam menos que Roger (Federer, que tiene veinte). Es uno de los más grandes de la historia”, estimó Thiem.

“Estoy muy decepcionado, muy triste por no ganar en mi segunda oportunidad de conseguir un Grand Slam. Lo más difícil en nuestro deporte es ganar un Grand Slam. Me siento satisfecho por haber tenido ya dos oportunidades, pero al mismo tiempo me doy cuenta de que tengo que trabajar duro para poder ganar este torneo”, apuntó el austriaco.

Ésta ha sido una temporada difícil para el español, desde que su derrota más desequilibrada de un Grand Slam, contra el serbio Djokovic en el Abierto de Australia, hasta ingresar a mayo sin un solo campeonato por primer año desde 2004.

“Ha sido un año complicado en términos de lesiones. Cuando uno se va llevando bofetadas continuadas, va quedando herido. He pasado momentos que he estado herido mentalmente por todas las cosas que me estaban pasando físicamente”, finalizó.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario