Las baterías originales, de níquel-hidrógeno, tenían ya unos 12 años de antigüedad, y era necesario reemplazarlas por un modelo nuevo más capaz, de ion litio, más ligero y menos voluminoso. La actividad extravehicular (EVA) se inició hacia las 12:01 UTC del día 22 de marzo, y duró en total 6 horas y 39 minutos. Los astronautas salieron y entraron por la escotilla del módulo esclusa Quest.
Parte de los trabajos se habían realizado ya gracias al brazo robótico de la estación. Los astronautas completaron la instalación y comprobaron que todo estuviera bien conectado. Las baterías pertenecían a uno de los canales de energía. Los astronautas también se ocuparon de otras tareas menores, y tomaron fotografías del exterior del complejo.
La próxima salida extravehicular, el 29 de marzo, protagonizada por McClain y Christina Koch, se ocupará de un segundo grupo de baterías. Finalmente, está prevista otra EVA el 8 de abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *