JBL Boombox, toma de contacto: 20.000 mAh de batería para fiestas sin cables, sin miedo al agua y sin pausa

A principios de verano conocíamos su última propuesta en altavoces Bluetooth resistentes al agua, el JBL Pulse 3 que también tuvimos oportunidad de probar. Pero buscando depender menos del enchufe y siguiendo sin temer al agua, el JBL Boombox integra una batería bastante superior, concretamente tres veces mayor, aunque lo que más hemos puesto a prueba (incluso con tests improvisados) es esa resistencia al agua.
Un gran cilindro para un gran volumen
Aunque se trata de un altavoz portátil, la línea de producto con respecto al JBL cambia y en parte por ello probablemente lo haga también el diseño. Aquí no hay nada de iluminación llamativa ni LEDs, sino una superficie más discreta, en negro y bastante más grande y pesado, midiendo 50 centímetros en su lado más largo (frontal). La idea es que se pueda llevar de un sitio a otro sin complicaciones, pero nada de metérselo en un momento en la mochila y ya está.
El diseño corresponde al cilíndrico que tienen muchos de estos altavoces portables incluyendo una gran asa que va de base a base, aunque en el lado opuesto del asa hay una superficie plana para poder apoyarlo en horizontal. Tiene dos transductores activos (en las bases) y dos radiadores de bajos en la parte frontal, con botones para el control de audio y la recepción de llamadas así como para el cambio de modo de sonido.
Aunque a nivel de volumen no se nota mucho, la acústica es algo mejor en horizontal, dado que así no se tapa ninguna emisión de sonido (aunque se nota poco). En este sentido podemos ajustar el audio a nuestro gusto con dos configuraciones predeterminadas que potencian o modifican ciertas características de la emisión de sonido, pudiendo elegir entre modo indoor (bajos más profundos y audio más cuidado) o outdoor (bajos más potentes, más boom), siendo perfiles predefinidos para intentar dar un sonido más adecuado en cada caso.
El diseño corresponde al cilíndrico que tienen muchos de estos altavoces portables incluyendo una gran asa que va de base a base, aunque en el lado opuesto del asa hay una superficie plana para poder apoyarlo en horizontal. Tiene dos transductores activos (en las bases) y dos radiadores de bajos en la parte frontal, con botones para el control de audio y la recepción de llamadas así como para el cambio de modo de sonido.
En la práctica el altavoz da para ambientar una estancia perfectamente, con un sonido potente y de buena calidad incluso tirando de volúmenes máximos, notándose la habitual pérdida de calidad por volúmenes altos sólo llegando al tope y de manera puntual. No ha sido una medición en el ambiente más ideal ni con la referencia habitual, pero a falta de hacerlo en esa condiciones hemos registrado unos 110 decibelios de volumen máximo.
En la práctica el altavoz da para ambientar una estancia perfectamente, con un sonido potente y de buena calidad incluso tirando de volúmenes máximos, notándose la habitual pérdida de calidad por volúmenes altos sólo llegando al tope y de manera puntual. No ha sido una medición en el ambiente más ideal ni con la referencia habitual, pero a falta de hacerlo en esa condiciones hemos registrado unos 110 decibelios de volumen máximo.
Dando la nota en miliamperios/hora
Quizás uno de los puntos que más flojea en el Pulse 3 es la autonomía, sobre todo si se trata de usuarios que pretenden estar más de seis horas reproduciendo (sin tampoco demasiado volumen). Y es justo ahí donde quiere colocarse este Boombox, quizás más bien heredero del JBL Xtreme y su batería de 10.000 mAh, integrando una batería de 20.000 mAh.
¿La promesa? Ni más ni menos que 24 horas de reproducción, si bien hablamos de un altavoz que es el doble de largo que sus antecesores (y más volumen suele dar espacio para una batería mayor, porque en esto el tamaño importa también). Habrá que probarlo más a fondo para ver si cumple con esto, así como qué tiempo de carga tiene (sobre todo si lo dejamos a cero), para lo cual cuenta con dos conexiones USB (y puede cargarse mientras se usa).
En cuanto a la conexión con los dispositivos inalámbricos, el Boombox dispone de Bluetooth pudiendo enlazarse con dos aparatos a la vez (como el Pulse 3). La conexión se realiza de manera estándar sin ningún otro procedimiento específico y funciona sin problemas, al menos en la demo no hubo cortes, desincronizaciones o problemas a la hora de enlazar dispositivos, siendo además compatible con la app JBL Connect+, app de la casa que permite enlazar más de 100 altavoces (compatibles).
La otra característica llamativa y que puede hacer que pase nuestra criba a la hora de elegir entre las numerosas propuestas de altavoz Bluetooth es la resistencia al agua. Se trata de nuevo de la certificación IPX7, lo cual nos demostraron cada pocos minutos echando chorros de agua por encima del altavoz tanto en horizontal como en vertical, y esto da cierta tranquilidad si somos de los de llevarnos la música a la ducha, la piscina o aunque llueva (que, por cierto, lo hizo durante la demostración y fue un test improvisado).
JBL Boombox, precio y disponibilidad
La propuesta resulta interesante aunque para cierto perfil de usuario que probablemente sea algo menos general que el que busca un altavoz inalámbrico más o menos portable, sobre todo por que dadas las características más importantes (calidad/potencia, batería y resistencia al agua) no va a ser una opción económica. De hecho queda por encima de la mayoría de propuestas de altavoz bluetooth portátil resistente al agua como el BeoPlay A1, aunque la batería es mucho mayor (a nivel de miliamperios/hora) y teóricamente es más potente.
Eso sí, si lo que buscamos es la posibilidad de ambientar cualquier estancia con sólo un altavoz y ahorrarnos instalaciones y/o transportes tediosos cada vez es una opción bastante adecuada al ser más económico que otros altavoces estáticos de volumen, calidad y potencia similares. Sobre todo si en esos ambientes hay posibilidad de remojón y si lo que queremos es evitar cables y que se acabe la fiesta por un salpicón o por la lluvia.
Así, el JBL Boombox saldrá a la venta por 499 euros el próximo 19 de septiembre. Hay un sólo modelo a la venta, éste de color negro que os hemos enseñado, el cual veremos disponible a partir de ese día en los distribuidores habituales o en la web de la marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *