Casa Refugio Citlaltépetl rescata biblioteca de damnificados por el sismo del 19 de septiembre

Al darse a conocer la noticia de la muerte de la escritora Lorna Martínez Skossowska, la Secretaría de  Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX) se coordinó con Azucena Triana Martínez, representante del Gobierno del Estado de Durango en la CDMX, cuya sede, ubicada en contra-esquina del edificio colapsado en las calles de Ámsterdam y Laredo, resguardó alrededor de 2 mil libros hallados en los escombros, los cuales se trasladaron en la Casa Refugio Citlaltépetl.

 

Personal de la Secretaría de Cultura capitalina formalizó, a través de una acta de entrega-recepción, el compromiso de resguardo, clasificación y evaluación de los libros, los cuales se considera pertenecieron tanto a la escritora Lorna Martínez Skossowska —cuyo cuerpo fue rescatado, ya sin vida, la noche del pasado jueves 21 de septiembre—, al abogado Gustavo Adolfo Zapata, cuya biblioteca estaba ya considerada para ser donada por su familia y a Santiago Mohar Volkow, vecino que habitaba el 7º piso, y quien fungió como testigo de la entrega-recepción.

 

Con la presencia de vecinos y brigadistas voluntarios, el material bibliográfico fue trasladado a la Casa Refugio Citlaltépetl, recinto implementado como albergue y centro de acopio desde el pasado 19 de septiembre, que habilitó un espacio para resguardar el acervo.

 

En este recinto de la colonia Hipódromo-Condesa, los libros podrán ser eventualmente cotejados por vecinos que hayan perdido material bibliográfico en las acciones de desalojo de inmuebles en situación de riesgo tras el sismo, mientras que el acervo no reclamado, y con vida útil, permanecerá en la Casa Refugio Citlaltépetl.

 

Con motivo del sismo de 7.2 grados Richter del pasado 19 de septiembre, la Casa Refugio Citlaltépetl (Citlaltépetl 25, casi esquina Ámsterdam, colonia Hipódromo-Condesa), recinto de la Secretaría de Cultura de la CDMX, fue habilitado como albergue temporal, con personal de la dependencia y voluntarios llegados al recinto, quienes encabezan las acciones de solidaridad con las víctimas del sismo en este recinto cultural, que funciona como centro de acopio, albergue y refugio temporal para personas que lo necesiten.

 

Asimismo, es lugar de reposo para brigadistas y rescatistas que laboran por turnos en la zona, una de las más afectadas. Aquí se les ofrecen servicios básicos sanitarios, agua y refrigerio, además de atención médica y psicológica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *