Captura y reubica PROFEPA a oso negro en higueras, Nuevo León

Monterrey a 11 de Abril de 2017.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) capturó y reubicó a un ejemplar de Oso negro (Ursus americanus), en el municipio de Higueras, Nuevo León, donde se ubica el Cerro de La Silla, área donde histórica y naturalmente han vivido ejemplares de esta especie.

Luego de recibir varios reportes por parte de la ciudadanía, los medios de comunicación y las autoridades locales sobre la presencia constante del úrsido en la zona de la explanada del Monumento Natural Protegido, elementos de la PROFEPA, así como autoridades federales, estatales y municipales realizaron un operativo de captura.

Con la coadyuvancia de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Dirección de Parques y Vida Silvestre del Estado (PyVS) y Protección Civil (PC) del municipio de Guadalupe, se instalaron dos jaulas trampa con la finalidad de capturar al Oso negro y llevarlo a un sitio alejado de áreas urbanas.

Previo a esta acción y debido a que el Cerro de La Silla, área donde histórica y naturalmente han vivido ejemplares de Oso negro,  es un lugar muy concurrido por deportistas y visitantes, Protección Civil y Seguridad Pública Municipal evacuaron a la población que estaba presente en el lugar con la finalidad de mantenerla alejada y resguardarla.

Fue así como un día después de ser instaladas las trampas el oso fue capturado, tratándose de un macho joven de 110 kilogramos en buenas condiciones físicas y de salud. Posteriormente, éste fue liberado en una zona del municipio de Higueras, Nuevo León; área que reúne las condiciones de agua y alimento para su supervivencia.

Cabe mencionar que un visitante que acudió de noche al Parque Cerro de la Silla sufrió un accidente provocado por la sorpresa  e impresión de ver al mamífero, lo que provocó que resbalara  y cayera sin graves consecuencias.

Los visitantes deben estar conscientes de que en el área viven animales silvestres por lo que se deben extremar todas las medidas de precaución y evitar la interacción con las mismas ya que se han encontrado evidencias videográficas de la alimentación que proporcionan los ciudadanos a los úrsidos.

La PROFEPA  exhorta a la población a no ofrecer alimento a los osos y resguardar en un lugar seguro la basura que generan los centros recreativos donde es común el avistamiento de estos mamíferos, para evitar que estos se acerquen a las áreas de convivencia humana.

Recordemos que esta temporada es crítica para la especie, pues la disponibilidad de alimento y agua se reduce, por lo cual, al no encontrar el sustento en su hábitat, tienden a buscarlo en las zonas donde dejan residuos los visitantes.

El Oso negro (Ursus americanus eremicus) se encuentra listado en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 en la  categoría de Especie en Peligro de Extinción (P), debido a que su población ha disminuido drásticamente por factores tales como la destrucción o modificación drástica de su hábitat, los conflictos generados por el humano y su caza ilegal.