Aurelio Nuño jugó una cascarita de fútbol con niños de primaria

CDMX a 2 de Mayo de 2017.- Los alumnos de la escuela Primaria Chipre, de esta capital, jugaron una cascarita de fútbol soccer con el titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, y el capitán del equipo de Pumas, Darío Verón.

En el marco de una visita que realizó el funcionario a este plantel localizado en la calle Prolongación de Canarias, colonia San Simón, en la delegación Benito Juárez, el encargado de la política educativa del país esta vez, se quitó el saco y la corbata, y llegó vestido con una chamarra de Pumas y zapatos tenis, y como una sorpresa para los niños presentó al futbolista profesional.

Eran las 10:00 horas de una mañana fresca y soleada, cuando al presentar los puntos del Nuevo Modelo Educativo, Nuño Mayer resaltó la importancia del deporte, como parte de este nuevo esquema de Educación, que entrará en vigor en el próximo ciclo escolar 2018-2019.

Ante niñas, niños y maestros, dijo que dentro del Nuevo Modelo Educativo esta “la importancia del deporte como una fase de su educación. Que sepan cuidar su cuerpo, que sepan la importancia de estar sanos, que sepan que el deporte nos ayuda a estar sanos, nos ayuda a la convivencia, también nos ayuda a tener espacios de convivencia importantes”.

Entonces les preguntó a los alumnos: a quien le gusta el deporte?, y los niños respondieron que a todos, y aprovechó para anunciar la sorpresa de la visita de Verón, después de interactuar con los menores quienes tomaron el micrófono para decir qué hacían en la clase de educación física, se presentó el Puma.

Llegó Verón y los niños entusiasmados aplaudieron, quien platicó que él tenía 18 años de practicar el fútbol profesional, que empezó en su natal Paraguay a los 20 años de edad, y que ahora ya se naturalizó mexicano. Hizo una suerte con el balón y después de que el secretario también probó su destreza y afición por este deporte los invitó a una cascarita.

Primero, en las porterías que estaban colocadas en el patio de la escuela tiraron unos goles, donde alumnos fueron porteros y el capitán de Pumas pateaba el balón. Luego Nuño tiro a gol y su portero fue Verón, pero el funcionario falló los dos tiros al pegar en el arco de la portería.

Después empezó la gesta deportiva que duró unos cinco minutos, quedaron empatados, pero tanto los niños como el secretario y el futbolista se divirtieron y lograron el objetivo de tener un espacio de convivencia y jugar en equipo.

Posteriormente, Nuño se dispuso a visitar salones de la escuela, el comedor, en el que participan los padres de familia, y se tomó fotos y selfils con los niños y maestros.