Ana de la Reguera desea cambiar al mundo a través de arte y la educación

CDMX a 11 de Septiembre de 2017.- Hace siete años, Ana de la Reguera creó la Fundación Veracruz Ana con el propósito de brindar apoyo a los damnificados por el huracán “Karl”, que causó daños en el 68 por ciento del territorio de Veracruz.

En ese entonces y tras cumplir su objetivo, la actriz mexicana tenía dos opciones: concluir las labores de la asociación o seguir adelante impulsando otros proyectos en apoyo a sus habitantes, aquellos que subsisten con escasos recursos económicos.

Luego de analizarlo, optó por la segunda y aunque admite que ha sido difícil sostener Veracruz Ana, en la actualidad procura generar empleos a fin de mejorar la calidad de vida de los más desprotegidos y lo hace mediante programas que contribuyan a su desarrollo integral.

“Es muy complicado mantener de pie a una fundación, porque pides ayuda y tienes que estarla pidiendo constantemente. A veces los amigos o empresas quieren apoyar otras cosas o ya no quieren apoyar la causa y es difícil, tienes que estar buscando nuevas fuentes”, explicó Ana de la Reguera.

Y si se trata de un fin artístico, indicó a Notimex, es todavía más complejo “porque no es una cosa inmediata. Es difícil que la gente done para la cultura, el arte y la educación porque no es una cuestión de emergencia.

“Sin embargo, para mí es fundamental porque creo que no existe manera de cambiar las cosas si no es a través de la educación y el arte”, añadió la presidenta de Fundación y Casa de Cultura y Capacitación Veracruz Ana A.C.

Luego del huracán “Karl”, su primer propósito fue ayudar a revivir la parte turística y comercial del municipio La Antigua, en su natal Veracruz.

Ella y su equipo, se enfocaron en construir un boulevard peatonal junto al río. Fue inaugurado en junio de 2011 y lleva su nombre a petición de los ciudadanos. Después nació el proyecto de la Casa de Cultura y Capacitación Veracruzana que funciona como galería de arte donde varios artistas han expuesto su obra.

En la planta alta hay salones para ofrecer cursos y talleres de manera gratuita en disciplinas artísticas y artesanales. “Tenemos residencias para artistas que dan cursos a la población y siempre nos dejan una de sus piezas para ponerlas en exhibición y que la gente las compre”, comentó.

El lunes pasado, en pro de la Fundación Veracruz Ana, se llevó a cabo la subasta de las icónicas Jirafas de Glenmorangie, organizada por Glenmorangie y amoATO Studio. Reunió a 25 personalidades entre artistas plásticos e ilustradores: Adán Paredes, Alonso Cartú, Esteban Fuentes de María, Ezequiel Farca, Cristina Grappin, Marcela Cadena, Michel Rojkind, Miguel de la Torre, Orfeo Quagliata y Vanessa Guckel, entre otros.

Se realizaron piezas en dos formatos: 10 jirafas de 2.20 metros y 15 jirafas de medio metro intervenidas por ilustradores. “Todo lo recaudado será para que yo pueda seguir ayudando a los residentes.

Para los cursos les damos todo el material y, obviamente, todos estos gastos son los que tenemos que seguir recaudando de muchas maneras a fin de seguir impactando en la sociedad a través del arte”, apuntó.

“Estoy súper agradecida con Glenmorangie y amoATO. Ellos convocaron a los artistas para que las intervinieran y buscaron una fundación que apoyara el arte.

La sinergia quedó muy bien porque ellos me ayudan a mí y yo sigo ayudando”, destacó. La población de La Antigua, mencionó Ana de la Reguera, recibe información del mundo exterior a través de la televisión.

“Por ello es que nosotros, mediante la Casa de Cultura, llegamos y traemos gente de fuera, les damos otra visión con las clases para que tengan mejores herramientas”.

Los niños, por ejemplo, “se benefician y está bien porque así evitamos que se conduzcan por caminos incorrectos. Nosotros les incitamos a que aprendan música, a pintar, a hacer guitarras u otras cosas de artesanías para que esa energía la desarrollen en otro lado.

Para las mujeres es una cuestión hasta de terapia. “Sienten que aportan algo más. Sí les cambias su autoestima y la creatividad siempre ayuda al cerebro. Hay mucha gente con talento que ni siquiera sabe que lo tiene”, subrayó la protagonista de filmes como “Ladies’ Night” y “Backyard: El traspatio”.

Uno de los casos que más orgullo le da a la actriz, es el de un niño con Síndrome de Down. No forma parte de su fundación pero dentro de un mes expondrá ahí su obra.

“Él es amigo de nosotros y tiene unas cosas increíbles. El hecho de que sea una persona con discapacidad, no quiere decir que no sea creativo ni talentoso, lo cual me llena de mucha esperanza.

En La Antigua hay un río y las mujeres han aprendido a secar su lirio para hacer bolsas, zapatos y artesanías. Esto me llena de orgullo porque es difícil que a través de los años sigan creciendo y mejorando su arte”, subrayó.

Ana de la Reguera informó que en los próximos meses se abrirá una exposición en la capital de Veracruz para mostrar el arte de quienes han sido beneficiados por Veracruz Ana.