Cualquier época es buena para visitar Oaxaca. En marzo, por ejemplo, se viste de jacaranda, resaltando el verdor de su característica cantera. Todas las épocas históricas de México: prehispánica, colonial, independiente, moderna y contemporánea se expresan con natural elegancia en los espacios, edificios, calles, museos fantásticos, festivales mágicos, artesanías coloridas, ruinas precolombinas e iglesias barrocas con incrustaciones de oro y en cada rincón de Oaxaca, que la UNESCO denominó Patrimonio Mundial.

Visitar Morelia es visitar una ciudad que se ha detenido en el tiempo, sus calles tranquilas son testigos silenciosos de la historia que se ha ido acumulado en los rincones y las esquinas; han sido perfectamente definidas por la magnificencia de las construcciones coloniales. En sus alrededores encontrarás escenarios impactantes como Los Azufres, donde puedes volver a nacer en sus aguas termales o dar un tranquilo paseo a caballo.