En el Día Internacional de la Mujer, llama el PAN a no escatimar esfuerzos para erradicar y combatir la violencia de género

El Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, llamó a romper con las resistencias que aún existen para reconocer plenamente los derechos de las mujeres y terminar con la violencia de género que aún se presenta en todos los sectores de la sociedad.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, Anaya Cortés recordó que con el objetivo de atender posibles actos de discriminación y violencia al interior del Partido, el PAN cuenta con un Protocolo de Atención, así como con una comisión especial para sus militantes políticas.

De esta forma, dijo, Acción Nacional busca prevenir y atender, empezando por casa, los casos de violencia, a través de la sensibilización y capacitación de las estructuras partidistas y de la militancia en general.

Actualmente, destacó el dirigente panista, más de la mitad del padrón de militantes del PAN son mujeres, lo que genera un fuerte contraste respecto a la evolución que se tiene a nivel nacional.  Además, en el Estado de México -entidad líder en feminicidios- se ha postulado a una mujer como candidata a la gubernatura, Josefina Vázquez Mota, la cual se convertirá en la primera gobernadora panista.

“El PAN es referente de la participación política de las mujeres desde su fundación. Fuimos los primeros en pedir que se reconociera su derecho al voto. En Acción Nacional estamos convencidos: las mujeres y los hombres deben ser reconocidos con los mismos derechos. La discriminación no debe tener lugar ni en la política ni en ningún otro ámbito, como la casa, el trabajo, la escuela, entre otros”.

Finalmente, Ricardo Anaya recordó que de acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), tan solo Guanajuato y Baja California, de los 32 estados de la República, no requieren de alerta de género, lo cual es preocupante.

“Inmujeres también señala que en México mueren a diario seis mujeres y niñas por violencia ejercida en su contra, lo que da un promedio anual de 2 mil 190. No queremos ni podemos acostumbrarnos, no podemos pretender que este fenómeno es algo natural y mucho menos podemos permitir que se invisibilice”, puntualizó 

“Es gravísimo que 68 por ciento de las mujeres de esta estadística tenían relación de parentesco con su agresor, dentro de su propia familia. Algo está dejando de hacerse, porque las agresiones lejos de disminuir, se han incrementado. Como nunca antes es urgente avanzar en políticas que permitan a las mexicanas vivir seguras y con oportunidades”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *